Tras años de reivindicación vecinal por fin se abre al público la antigua biblioteca de Caja Madrid que el próximo viernes 26 de abril se renombrará como Sala de Lectura Pública Municipal “León Felipe”. Efectivamente, con la privatización de Caja Madrid que supuso la aparición de Bankia, desapareció la Obra Social y con ella nuestra querida biblioteca de barrio. Desde entonces, nuestra Asociación ha trabajado insistentemente para su reapertura. Tras intensas reuniones y gestiones con la entidad privada y con las diversas administraciones públicas, finalmente hemos logrado la reapertura de este espacio. Gracias también a la labor de la Junta Municipal y al Fondo de Reequilibrio Territorial del Área de Gobierno de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social del Ayuntamiento de Madrid ha sido posible la compra del inmueble por parte del consistorio.

La nueva sala de lectura, de gestión municipal, llevará por nombre León Felipe, en honor al poeta, piedra ligera, guijarro humilde, tal vez hecho sólo para una honda.

Debido a las limitaciones de espacio, al acto han confirmado su asistencia representantes del tejido asociativo del barrio, asociaciones vecinales, AMPA del CEIP Antonio de Nebrija, Centro Cultural Islámico, Asociación Fotográfica de Villaverde… así como algunos destacados poetas de nuestro barrio y muchas más entidades cercanas que han estado presentes y han sido un apoyo fundamental para esta conquista vecinal.

Breves apuntes biográficos:

León Felipe, 1884 – 1968.

Felipe Camino Galicia de la Rosa, nació en el pueblo zamorano de Tábara, aunque pasó varios años de su juventud entre Salamanca, Santander y Madrid. Para agradar a su padre, se licenció como farmacéutico, regentando diversas farmacias en diferentes pueblos, a la vez, que ejercía de actor en una compañía itinerante. Fue encarlado a causa de deudas contraídas, pero pudo ejercer como farmacéutico y emprendió viaje a Guinea, México y Panamá. Fue desde este último lugar desde donde regresó a España tras el inicio de la Guerra Civil. Partió al exilio en 1938, tras haber defendido la causa republicana, instalándose desde entonces en México hasta su fallecimiento.

Héctor Alterio recita “Qué lástima”

 

X
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas nuestro uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar